¡Descubre nuestros 5 consejos para evitar el plagio!

Debido a la competencia que existe entre investigadores para producir cada vez más publicaciones científicas, el plagio se está extendiendo en el mundo académico. Este fenómeno es difícil de cuantificar; sin embargo, las tesis en cuestión son numerosas según los blogs sobre el tema. Aquí te damos cinco consejos para evitar el plagio, ya sea intencional o no.

 

#1 CONOCE LAS REGLAS

«Todas las investigaciones demuestran que los plagiarios han adquirido este carácter desviado durante sus estudios de doctorado«, según Michelle Bergadaà, profesora de comunicación y marketing en la Universidad de Ginebra (Suiza) y especialista en plagio, sin embargo, es difícil cuantificar la práctica. En un informe sobre fraude y plagio de abril de 2012, la Inspección General de la Administración de la Educación Pública Nacional y de la Investigación (IGAEPNR por sus siglas en francés) afirma que no se lleva a cabo ningún censo nacional de remisiones por parte de las instancias disciplinarias de las instituciones de educación superior. En cualquier caso, sólo se refieren a casos de plagio grave.

 

Para los estudiantes de doctorado es necesario entender las reglas. Es el Código de la Propiedad Intelectual el cual define el plagio y la falsificación. El plagio corresponde a “toda reproducción, representación o difusión, por cualquier medio, de una obra de la mente en violación de los derechos de autor”. Esto implica que, para cualquier reproducción de obras de terceros, es necesario indicar claramente el nombre del autor y la fuente, en particular mediante el uso de comillas. Sin embargo, ¡cuidado con las paráfrasis! No es suficiente sustituir las palabras por otras. Hay que reflexionar sobre la estructura de las frases sin olvidar referirse su propia fuente. Por lo tanto, el plagio textual de una introducción es tan censurable como la reutilización de un esquema sin autorización. “Los estudiantes de doctorado no se dan cuenta de que la redacción forma parte de la creación intelectual”, señala Juliette Guérin de la CJC (Confederación de Jóvenes Investigadores). Sin embargo, según ella, el control del conocimiento está también en riesgo: “Antes del jurado de defensa se valorarán los resultados científicos, lo que no es necesariamente el caso de una presentación bien escrita”.

#2 SÉ CONSCIENTE DE LOS RIESGOS

Desde julio del 1992, un decreto castiga el plagio, el fraude y el intento de fraude. Las sanciones van desde una advertencia hasta la exclusión permanente de cualquier institución pública de educación superior. En la práctica, las medidas adoptadas frente a la gravedad de los hechos difieren de una institución a otra. «En Suiza, la exclusión es inmediata. En Francia, las reglas son menos claras”, dice Michelle Bergadaà. Si el plagio no se demuestra inmediatamente a través de un software de detección como Compilatio.net, el riesgo persiste después de la defensa.Debemos estar conscientes de que estas tesis son de dominio público y que, por lo tanto, no hay prescripción”, argumenta Michelle Bergadaà. Entonces, un caso de plagio puede surgir cinco o incluso diez años después de la publicación. Un plagiario nunca podrá descansar aunque esté a cargo, explica la investigadora suiza, que lleva más de diez años recopilando y publicando numerosos casos de plagio en su sitio web Responsable: “Debemos ser conscientes de que estas tesis son de dominio público y que, por lo tanto, no hay receta.” (M. Bergadaà).

 

#3 SELECIONA CUIDADOSAMENTE A TU DIRECTOR DE TESIS

Elegir el director de tesis adecuado para evitar el plagio no parece ser totalmente certero. Sin embargo, “es cuando el estudiante de doctorado encuentra problemas y dificultades, y dos opciones siempre se presentan ante él: o decide abandonar la tesis o empieza a plagiar”, dice Michelle Bergadaà. En este preciso momento, el papel del director de tesis es esencial. Sin embargo, elegir el director adecuado no significa tomar al “bueno” o al director estrella, ¡al contrario! “La tesis es una sucesión de desafíos cada vez más difíciles de superar. Es importante elegir al director que será honesto y que estará disponible cuando llegue el momento”, explica la profesora.

 

#4 ORGANÍZATE Y ADMINISTRA BIEN TU TIEMPO

¿Qué estudiante de doctorado no ha experimentado, durante sus meses de investigación, la impresión de que el tiempo corre demasiado rápido? Cuando a esto se le suma la presión del director de tesis, la situación puede volverse explosiva y llevar al nuevo investigador a tomar decisiones equivocadas. Si las obras plagiadas no son nuevas, el uso de Internet cambia la situación. “Es la generación digital la que tiene acceso a todo, pero no se da cuenta de que lo que está en línea no está libre de derechos. Los estudiantes de doctorado no están bien preparados para redactar sus tesis, para ellos ir a la red se convierte en un reflejo”, dice Hélène Maurel-Indart, profesora de literatura en la Universidad de Tours y autora de varios ensayos sobre el plagio. En su sitio web, la UQÀM (Universidad du Quebec en Montreal), que tiene una política de tolerancia cero hacia el plagio, aconseja, con el fin de no perderse en sus fuentes, seguir leyendo hojas que incluyan referencias completas a la fuente, el lugar y un breve resumen, sumado al uso de software de gestión bibliográfica que también puede ayudar conservar sus referencias.

 

#5 FÓRMATE EN DERECHOS DE AUTOR

Muchas escuelas de doctorado ofrecen formación en propiedad intelectual, presentación de patentes, publicación de tesis o técnicas de citación. Sin embargo, los estudiantes eligen los cursos que quieren tomar por cuenta propia. Para Juliette Guérin no se trata de hacer obligatorios estos cursos. Sin embargo, en 2012, el informe de la IGAENR sobre el fraude científico recomendaba reforzar la prevención de estas cuestiones entre los nuevos investigadores. Además de la formación, muchas universidades de Quebec, Bélgica y Suiza han establecido cuestionarios de autodiagnóstico sobre plagio. Otros, como Centrale Lille, han lanzado vídeos de sensibilización que ya están disponibles en algunos Moocs, así como métodos que ayuden a evitar que los estudiantes se conviertan en posibles plagiarios. Bajo pena de permanecer así de por vida, Michelle Bergadaà garantiza: “Frente a la competencia de publicaciones, el plagio se habrá convertido en un automatismo, un poco como el dopaje en el ciclismo, señala la profesora. ¿Cómo se detiene tal problema cuando ya se ha empezado?


9 consejos para evitar el plagio en las redacciones por Clase de periodismo.com, haga un clic aquí para ir más lejos.